Pastel crujiente de merluza y gambas

Es un pastel de pescado que admite tantas variedades como gustos y bolsillos, pudiendo, por lo tanto cambiar la merluza por salmón, rape… las gambas por gambones, langostinos… Cuando ves la foto, te parece muy complicado pero la verdad es que no tiene nada de especial salvo seguir las “cuatro” reglas con la pasta filo. Es muy agradecido porque cunde mucho y, nada más verlo, entra por los ojos.

Ingredientes

  • Un paquete de pasta filo  (en Mercadona lo encontráis de 8-10 hojas)
  • Sobre unos 50 gr mantequilla para pincelar la pasta filo
  • 300 gr de merluza
  • 300 de gamba pelada  (o gambón o langostino)
  • la parte blanca de 3 puerros
  • 1 brick pequeño de nata o medio de leche evaporada
  • 2 huevos
  • aceite
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

Hervir el pescado en agua hirviendo lo justo porque luego tiene que ir a la sartén y posteriormente al horno.
Las gambas las añadimos en el último minuto.
Escurrirlo, desmenuzarlo y reservar.
Las gambas las hacemos trocitos y las reservamos con la merluza.
Por otro lado cortamos los puerros, después de limpiarlos, en aros o en trocitos pequeños a mano o robot y también la cebolla y lo ponemos a pochar a fuego suave con un poquito de sal y pimienta.
Cuando esté bien pochado,  le agregamos la merluza y las gambas y mezclamos.
Probamos la sal.
En un bol batimos los huevos y los mezclamos con la nata  ( o leche evaporada) y lo añadimos a la mezcla de pescado y puerros. Le damos un par de vueltas y lo reservamos. Hay que dejarlo templar o enfríar a temperatura ambiente antes de introducirlo en el molde con la pasta filo.
Cogemos un molde desmontable, de esos para hacer bizcochos y lo untamos con mantequilla.
Ahora sólo queda extender las hojas filo.
Abrimos el paquete de filo y con la mantequilla derretida pincelamos una hoja y la ponemos en el molde, luego otra. Así hasta 7 hojas. Una sobre otra, superpuestas. Se trata de forrar el molde.
Vertemos el relleno en el interior del molde y lo tapamos con la pasta filo que sobresale por los bordes del molde, pincelando también esos bordes con mantequilla.
Con  1 hoja de pasta filo que nos ha quedado, cubrimos por encima y con la otra u otras 2, las ponemos también por encima pero las arrugamos con las manos ( al gratinar nos quedarán así unas formas irregulares chulas)
Ahora sólo hay que meter en la parte baja del horno precalentado, calor arriba y abajo,  a 180 grados como una media hora ( a los 20 minutos le echáis un vistazo porque el tiempo es orientativo)
No olvidemos que sólo tiene que cuajar el huevo porque el relleno ya está hecho así que en cuanto tengamos tostada la masa filo (sobre una veinte minutos-media hora), ya estará

Consejos para no gafar la receta por el manejo incorrecto de la pasta filo:

  • 1. NO hay que abrir el paquete hasta el momento de usarla.
  • 2. Parece papel de seda así que hay que manejarla con mimo y despegar cuidadosamente las láminas para no romperlas.
  • 3. Es una pasta que se seca rápida así que cogeis una lámina y MIENTRAS la pincelais con la mantequilla derretida, tenéis las otras láminas tapadas con un paño de cocina húmedo para que no se seque y se parta
Pastel crujiente merluza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia al usarlo. Si continúas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies